El Nitrógeno, ¿es recomendable usarlo en nuestros neumáticos?

miércoles, 1 de marzo de 2017

Es muy utilizado en competencias de automovilismo internacional por sus grandes beneficios

El Nitrógeno como opción para llenar los neumáticos de nuestro carro esta ganando gran popularidad en el mundo entero, ya que está científicamente comprobado que este gas representa una excelente alternativa ante el sistema tradicional de aire. Vale destacar, que ese aire que utilizamos comúnmente y con que inflamos los neumáticos de nuestro auto está compuesto principalmente por un 78% del mismo nitrógeno, un 1% de gases y el 28% restante de oxígeno. El nitrógeno es un gas incoloro y ligeramente tóxico que tiene un suave olor, no es inflamable ni explosivo como la mayoría piensa ya que soporta la combustión al igual que el oxígeno.

A continuación, te mostraremos los grandes beneficios que utilizar esta modalidad te brinda.

En la parte comercial, uno de los argumentos que favorece al nitrógeno es el hecho de que la presión de las ruedas se mantendrá por más tiempo que en una llanta inflada con aire. Pero, aunque esto sea cierto, la diferencia de escape entre una llanta inflada con nitrógeno y una con aire es muy mínima.

También es importante mencionar, que los vehículos que circulan en zonas de altas temperaturas tienen mejor rendimiento con el nitrógeno, ya que este es un compuesto frío que evita que suba la presión al interior del neumático y por ende reduce los riesgos de explosión de un neumático.

Sin importar la razón por la cual se elige el gas nitrógeno, lo primordial es poder sacarle el máximo provecho. Por eso, ten en cuenta que a la hora de inflar la la llanta por primera vez, debes desmontar llanta por llanta, y desinflarlas completamente y luego volverla a llenar únicamente con este gas.

Si por algún motivo de emergencia le debes aplicar aire común a tu llanta con nitrógeno, no te preocupes, ambos son compatibles y el único problema es que para garantizar los efectos originales de este compuesto, deberás volverla a inflar con nitrógeno una vez superada la emergencia.

Por otro lado, la única desventaja conocida de inflar una llanta con nitrógeno es el poco acceso que se tiene a él en muchas partes alejadas de las ciudades, sobre todo en plena carretera en un viaje largo a un conductor le será difícil conseguir el nitrógeno que necesita para inflar sus llantas, y no le quedara otra opción más que inflarla con aire.
No hay comentarios :
Publicar un comentario