Como sustituir correctamente las pastillas de los frenos de nuestro Carro

jueves, 23 de febrero de 2017

Cambiar las pastillas de frenos de nuestro carro, es un procedimiento completamente necesario y útil para nuestra seguridad y la de los nuestros. Este elemento es parte fundamental del sistema de frenado, ya que nos proporciona la fricción necesaria con los discos, de tal manera que una vez que accionemos el pedal nuestro carro se detenga correctamente.

Este proceso es bastante sencillo, y podemos realizarlo nosotros mismo con un poco de conocimientos básicos de mecánica general, por lo que en este post, te guiaremos a través de una serie de sencillos pasos para que los sustituyas adecuadamente.
  • En primer lugar, debemos quitar los tornillos que sostienen el calibrador en su sitio. El calibrador debería estar posicionado en dirección al frente del auto y es el dispositivo que aferra las pastillas de frenos contra el rotor.
  • Posteriormente, revisamos si el rotor muestra desgastes o ranuras desparejas. Se Debería poder verse a si mismo en el. De encontrar cualquier anomalía, puede que requiera ser reparado o cambiado completamente.
  • Debemos estar pendientes de reducir el pistón para que las nuevas pastillas de frenos entren correctamente. Hacerlo utilizando una abrazadera en C alrededor del rotor para presionar el pistón, el cual está localizado al fondo del rotor. Debemos asegurarnos de colocar cartón o las viejas pastillas entre la abrazadera y el rotor para prevenir rayar la superficie.
  • Una vez realizado, pasamos a remover los ganchos o tornillos que sostienen las pastillas de frenos en su lugar dentro del calibrador. Lubricando o engrasando la parte trasera de las nuevas pastillas y colocándolas en su lugar, para proceder a volver a colocar los gancho o tornillos en su lugar correspondiente. 
  • Procedemos a armar el sistema en el orden opuesto al que lo desarmamos. Colocando correctamente el calibrador nuevamente en el rotor, y la rueda nuevamente se atornilla a las tuercas. Quitar el gato y, finalmente, ajustar los tornillos.
  • Se repite el procedimiento del otro lado y procedemos a probarlo con un breve paseíto para asegurarnos de que todo quedó correctamente, procurando utilizar el freno en reiteradas ocasiones para palpar que el nivel de frenado resultante sea el esperado.
No hay comentarios :
Publicar un comentario