Amortiguadores Rígidos, repáralos tu mismo

domingo, 26 de febrero de 2017


Los amortiguadores forman parte fundamental del sistema de suspensión de nuestro carro, y están encargados de brindarnos seguridad y estabilidad al conducir, ya que como su nombre lo dice, amortiguan cualquier irregularidad en la vía, controlan adecuadamente el comportamiento y durabilidad de los neumáticos y anula todas las molestas oscilaciones que puedan desestabilizar el balance del auto y derivar en algún peligroso accidente.

Estos valiosos elementos, muestran una gran durabilidad y resistencia, pero una vez que empiezan a drenar el fluido interno, comienzan a mostrar una rigidez total que atenta contra la estabilidad y el confort, provocando el deterioro acelerado de los neumáticos y una peligrosa irregularidad de frenado.

En la actualidad, la mayoría de estos dispositivos brindan la posibilidad de reparación, mediante un proceso básico de mantenimiento y restablecimiento del liquido del sistema interno, pasos que revisaremos detalladamente en este post para que puedas realizarlo tu mismo y ahorrar un buen dinero.

Pasos para reparar los amortiguadores.

  • Procedemos a perforar con una broca 1/32 un orificio de 4 cm aproximadamente en la parte inferior del amortiguador y el embolo debe estar en la parte superior para acceder correctamente a la cámara donde se deposita el aceite, procediendo a introducir en el 1 litro de aceite de motor 15-40 por amortiguador.
  • Es muy importante no dañar el vástago con alicates ni tampoco los tapones, para ello debes utilizar un trozo de tela o cartón suave para que no se marquen con los alicates ni las tapas del amortiguador ni el vástago.
  • Presionamos el embolo del amortiguador hasta abajo y lo metemos al recipiente, procurando cuidadosamente que el orificio quede dentro con el aceite, y dejamos subir el embolo hasta arriba para que succiones el aceite adecuadamente, colocando el dedo en el orificio para evitar un bote de aceite, repitiendo este proceso hasta que quede totalmente rígido.
  • Procedemos a soldar el agujero con soldadura eléctrica para no dañar el amortiguador teniendo extremada precaución, ya que el aceite podría incendiarse, al terminar la soldadura bajen el embolo y vuélvalo a subir para ver que no haya fuga de aceite en la soldadura.
Recuerde, es muy importante para todo trabajo de reparación mecánico por muy básico que resulte, poner en practica medidas preventivas de seguridad y protección para evitar posibles accidentes.
No hay comentarios :
Publicar un comentario